sábado 13, julio, 2024

Isabel II aparece para clausurar los festejos del Jubileo de Platino

LaOtraPlana.com.mx

Tras ausentarse de algunos eventos debido a un malestar, Isabel II apareció en el balcón del Palacio de Buckingham para dar cierre a los festejos por su Jubileo de Platino.

 

Escenificando el futuro de la familia real británica, la monarca apareció acompañada de su hijo, el príncipe Carlos y su esposa Camila, duquesa de Cornualles; Guillermo y Catalina, duques de Cambridge, y sus hijos Jorge, Carlota y Luis. 

Isabel II había lanzado personalmente el jueves los cuatro días de celebraciones por sus 70 años de reinado, pero tras sentir «un cierto malestar» estuvo ausente de los eventos del viernes y el sábado.

Sin embargo, durante un gigantesco concierto de rock organizado frente al palacio, había hecho una aparición grabada en video y cargada de humor junto al célebre osito de animación Paddington.

La salud de la monarca preocupa desde que en octubre los médicos le ordenaron guardar reposo y tuvo que pasar una noche hospitalizada para someterse a pruebas médicas.

Los cuatro días de celebraciones terminaron con la multitud entonando el himno nacional, «God Save the Queen» (Dios guarde a la reina), frente al Palacio de Buckingham.

Antes, la superestrella del pop Ed Sheeran cantó su canción «Perfect» en honor a la monarca más longeva que haya tenido el país, como colofón de un gran carnaval por el centro de Londres, que con marionetas gigantes, músicos y bailarines, escenificó la riqueza de la cultura británica.

La carroza de oro, de más de 260 años de antigüedad, abrió el desfile. A través de sus ventanas se proyectaron imágenes de la joven monarca de camino a su coronación. 

Siete autobuses de dos pisos celebraron la cultura popular de cada de las décadas de su reinado.

Gaiteros escoceses, bailarines indios, percusionistas caribeños, drag queens y hasta dos punks escenificaron la diversidad del Reino Unido y sus excolonias.

Fue una celebración de la cultura británica, con sus elegancias y excentricidades, en no faltaron todos los Aston Martin de las películas de James Bond.

Durante el desfile, la reina estuvo representada, por el príncipe Carlos, hecho cada vez más frecuente en un progresivo traspaso de funciones monárquicas por una soberana de frágil salud pero determinada a no abdicar.

A veces bajo la lluvia, millones de personas en todo el país participaron en decenas de miles de picnics y comidas de barrio previstas en el cuarto y último día del jubileo.

En Windsor, localidad a unos 40 km al oeste de Londres, los organizadores desistieron en su intento de batir el récord mundial del mayor picnic.

Aun así, miles de personas compartieron comida y bebida, instaladas en 488 mesas que formaba una larga fila por el camino que conduce al castillo donde reside la reina.

(Con información de Excélsior)

Compartir en: