martes 27, febrero, 2024

El Banco Central Europeo subió la tasa de interés en 0,50 puntos porcentuales: es la primer alza desde 2011

LaOtraPlana.com.mx

El Banco Central Europeo (BCE) subió este jueves su tasa directriz en 0,50 puntos, un aumento por encima de las previsiones, que marca el primer incremento desde 2011, en un esfuerzo por frenar la inflación galopante.

 

El aumento eleva la facilidad de depósito del BCE fuera de territorio negativo por primera vez en ocho años, a cero por ciento. El tipo de las principales operaciones de refinanciación sube al 0,50 por ciento y el de su facilidad marginal de crédito al 0,75 por ciento.

El BCE dijo que su nueva “evaluación de los riesgos de inflación” justificaba dar “un primer paso más grande en su camino de normalización de la tasa de política que el señalado en su reunión anterior” en junio, cuando los responsables de la política expresaron su intención de aumentar las tasas en 25 puntos básicos más modestos o un cuarto de punto porcentual.

La inflación en la eurozona llegó al 8,6 por ciento en junio, el nivel más alto en la historia del club monetario y muy por encima del objetivo del banco central del dos por ciento.

El BCE anunció además un nuevo instrumento para proteger a los Estados más vulnerables de los ataques especulativos contra su deuda.

Esta herramienta “podrá activarse para contrarrestar dinámicas de mercado injustificadas y desordenadas que suponen una grave amenaza para la transmisión de la política monetaria en la eurozona”, cuyo objetivo es una tasa de inflación del 2% a medio plazo, reza un comunicado.

El instrumento es una respuesta a los recientes aumentos en los costos de endeudamiento para los gobiernos de los miembros más endeudados, generalmente del sur de la eurozona, como Italia.

Apodado el “Instrumento de Protección de la Transmisión (TPI)”, el esquema de compra de bonos dirigido “puede activarse para contrarrestar dinámicas de mercado desordenadas e injustificadas que representan una seria amenaza para la transmisión de la política monetaria en toda la zona del euro”, dijo el BCE en un comunicado. declaración.

Perspectiva negativa

Con el despegue de los precios, la debilidad del euro frente al dólar y otros bancos centrales a la carrera con mayores alzas, el BCE estaba bajo presión para pensar en hacer un movimiento más grande en la reunión del jueves.

Los futuros aumentos de tasas “serán apropiados”, dijo el BCE, ya que busca ponerse al día con la Reserva Federal de EE. UU. y el Banco de Inglaterra, que comenzaron a subir las tasas antes y de manera más agresiva.

La “distribución anticipada” de los aumentos de tasas significaba que el BCE podría adoptar un “enfoque de reunión por reunión para las decisiones sobre tasas de interés”, dijo, y enfatizó que los movimientos futuros serían “dependientes de los datos”.

El BCE tenía una línea muy fina que transitar entre la inflación galopante y la debilidad de la economía de la eurozona, sacudida por la guerra en Ucrania.

La dependencia del continente de las importaciones energéticas rusas tiene a los miembros de la eurozona preparándose para un invierno difícil y planeando racionar los suministros si Moscú detiene las entregas de gas.

Los bancos centrales normalmente dudarían antes de subir las tasas con la economía en una posición tan delicada, “pero las presiones inflacionarias han aumentado hasta el punto en que el BCE tiene que actuar sin importar lo que rompa”, dijo Frederik Ducrozet, jefe de investigación macroeconómica de Pictet.

Transmisión perdida

Un problema al que no se enfrentan otros bancos centrales es la cuestión de qué hacer con el diferencial cada vez mayor entre los costos de endeudamiento que enfrentan los 19 miembros de la eurozona.

Limitar la divergencia era “crítico” para garantizar que los movimientos de política monetaria se sintieran de manera uniforme en todo el bloque, dijo el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, a principios de julio.

Además de diseñar un nuevo instrumento, el BCE ha dicho que reinvertirá de manera “flexible” los bonos que vencen de su cartera para absorber deuda de más países en riesgo y aliviar la presión.

La nueva herramienta, cuyo diseño se aceleró después de una reunión de emergencia del BCE a mediados de junio, fue recibida inicialmente con escepticismo por parte de algunos miembros del consejo de gobierno.

Las compras de bonos bajo el programa, en caso de que alguna vez se utilizaran, “no estaban restringidas” antes de tiempo, dijo el BCE.

En cambio, la escala dependería “de la gravedad de los riesgos que enfrenta la transmisión de políticas”.

(Con información de Infobae)

Compartir en: