domingo 16, junio, 2024

DE RAÍCES Y HORIZONTES

Sor Juana en la tu cocina

Arcelia Ayup Silveti

Tengo la firme convicción que cocinar es un arte efímero, que te ayuda a crear una atmósfera especial mientras preparas algún platillo para ti o para personas queridas.

Te concentras en los ingredientes y en los pasos a seguir mientras piensas en tus comensales, sin importar si es elaborada o sencilla, pero te esfuerzas en quedar bien.

También estoy convencida que es una forma de agradecer y mostrar aprecio a tus invitados. Siempre es agradable ser convidado con algún amigo, pero más si éste cocina para ti.

Así que hoy te comparto una de mis recetas predilectas, que preparo para ocasiones especiales.

Es receta de autor de ni más ni menos que de sor Juana Inés de la Cruz. Es una de las que usaba para persuadir a su enérgico confesor Antonio Núñez de Miranda para entrar a la biblioteca prohibida para mujeres.

En su mundo interno, la monja descubrió la comida como un arma sublime, ella tenía la certeza que combinar sabores despierta gozos, sentimientos y se logra cualquier propósito.

Se llama chiles anchos rellenos de queso nuez en pasta hojaldrada. No sólo ahuyentan el tedio, puedes cantar, gritar, bailar, soñar. Cuando paladeo esta exquisitez recuerdo a la musa, me inspiro en ella.

La cocina es una explosión de emociones y de aromas. Es difícil encontrar palabras para dimensionar la delicadeza del sabor de este platillo.

Para tres personas necesitas un litro de agua, un piloncillo, dos rajas de canela, tres chiles anchos secos desvenados y sin semillas, cien gramos de coco rallado, un queso crema de 200 gramos y media taza de nuez sin cáscara.

Hierve el agua y agrega el piloncillo y la canela; cuando esté tibia agrega los chiles y déjalos en el refrigerador en esta miel durante toda la noche.

En el procesador de alimentos, forma una pasta con el queso crema y la nuez.

Una hora antes de servir, escurre los chiles y rellénalos con lo anterior. Si usarás hojaldre, envuélvelos de manera individual, dale un baño ligero de yema de huevo y llévalos a una charola.

Hierve el agua con el coco, baña los chiles con esta mezcla y hornéalos a 180°C durante 35 minutos. Si les pusiste hojaldre, voltéalos a la mitad del tiempo para que la cubierta obtenga un horneado parejo por ambos lados. No necesitas voltearlos sino tiene hojaldre.

Mancillando la receta original he usado chiles poblanos en vez de secos y los he ofrecido sin hojaldre, te garantizo que estarán deliciosos. Es una bacanal del sabor.

biznagaas@hotmail.com

Compartir en: