jueves 8, diciembre, 2022

DE BUENA FUENTE

Ulises Salas

Juego nuevo

Nunca en su vida Luis Fernando Salazar estuvo tan cerca de llegar a ser candidato a gobernador de Coahuila.

Por eso ni ante Armando Guadiana ni ante Ricardo Mejía, está dispuesto a declinar, pues sabe que será su última gran oportunidad de contender por la gubernatura.

Luis Fernando encontró en Morena las oportunidades que jamás le dieron en el PAN, y que ya lo llevaron a abanderar la candidatura perdida por la alcaldía de Torreón.

Como las fieras ante la presa, ya olió la sangre y logró hace unos días en rueda de prensa, que el viejo león, enfermo y anquilosado le heredará el liderazgo de su jauría.

A cambio, Luis Fernando prometió no devorar a los cachorros políticos de Guadiana y sumarlos a su proyecto.

El senador esta fuera de la contienda, Wicho es el nuevo líder de la manada y es el verdadero y único rival posible de Ricardo Mejía Berdeja.

Guadiana Tijerina es el más conocido según las encuesta de Morena,  pero también es el más cuestionado y si las matemáticas no mienten, como él dice, ya entró en plena etapa de senectud.

En Morena hay juego nuevo, solo quedan dos finalistas, Guadiana está en sus últimos bostezos políticos, y Reyes Flores anda con una rueda al monte.

Los laguneros Luis Fernando y Ricardo Mejía tendrán una guerra sin cuartel.

***

Calabacitas tiernas

La Carbonífera mantiene una calma chicha en cuanto al futuro político de la región y los aspirantes “se hacen pato” aunque trabajan por lo bajo.

Tony Flores y Chano Díaz por Morena, Chuma Montemayor y Enrique Falcón por el PRI, son los principales activos políticos de la Cuarta Transformación y del tricolor.

Por ahí se asoman Lenin Flores y  Zulmma Guerrero, que coquetean de nuevo con la UDC, de Lenin Pérez.

La política comarcana dicta que las alianzas y el dinero serán factores decisivos para los cuatro políticos de la región.

Las calabazas se acomodan en el camino…

Compartir en: