viernes 14, junio, 2024

CAPITALES

¿Cuál es el futuro de las criptomonedas?

Francisco Treviño Aguirre

Las criptomonedas han disfrutado de una notable carrera desde la oscuridad en la que operaban hasta una valoración de un billón de dólares en poco más de una década. Sin embargo, los factores que alimentaban su éxito se han estancado. Si bien las criptomonedas no son una gran preocupación pública, dejarán un buen legado al forzar una reforma muy necesaria en el sistema financiero. Son elogiados y condenados en igual medida por los líderes mundiales e incluso se han convertido en moneda de curso legal en algunos países.

Las cripto ha tenido dos etapas en su corta vida: rápido crecimiento de precios y han emergido de la oscuridad, seguido de una fase prolongada de reconocimiento global, controversia y precios volátiles que fluctúan, pero sin aumentos de precios a largo plazo. Las señales ahora apuntan a que comenzará su fase final, aun así, las criptomonedas han dejado un importante precedente en el sistema financiero mundial.

Las razones por las que han entrado en su fase final tienen mucho que ver con el éxito que han tenido y lo que promete y no cumple. Todo se reduce a la política, la especulación y la eficiencia. La política es fundamental para las criptomonedas. Su mito fundacional es un mundo donde la tecnología reemplaza a los seres humanos con prácticas de corrupción y sus organizaciones. En lugar de dinero fiduciario abusado por los gobiernos con sus tasas de interés y su repetida flexibilización cuantitativa, se obtiene dinero digital creado y gobernado por un algoritmo programado para ser “justo”.

En este sentido, tal sistema financiero promete ser mucho más eficiente que la configuración que tenemos hoy, con algoritmos modernos, lenguajes de programación y sistemas que reemplazan un sistema bancario costoso, propenso a errores y corrupto, uno con siglos de prácticas heredadas y más de medio siglo de cambios incrementales en sus sistemas de tecnologías de información, todavía basado en COBOL escritos hace medio siglo, ejecutándose en super computadoras del siglo pasado.

El tercer punto de la misión de las criptomonedas es la especulación, ya que el número de personas que compran en los aspectos políticos y de eficiencia es pequeño. Si bien los verdaderos creyentes son esenciales para dar forma a la narrativa, el éxito y el fracaso provienen predominantemente de especuladores impulsados para aumentar el precio de Bitcoin de $0.04 a $17,000 dólares en la actualidad, porque de lo contrario, no hay necesidad de reemplazar el orden financiero existente. Es por eso que las criptomonedas no es un esquema Ponzi. (Un esquema Ponzi​ es una forma de estafa piramidal que atrae a inversionistas y paga utilidades a los inversionistas anteriores con fondos de inversionistas más recientes.​ El esquema lleva a las víctimas a creer que las ganancias provienen de actividades comerciales legítimas, y desconocen que otros inversionistas son la fuente de los fondos).

Si bien las criptomonedas se han hecho visibles y ha enriquecido a muchos especuladores, no ha disfrutado del éxito prometido por el mito desde su fundación. Después de todo, el sistema financiero todavía se basa casi por completo en las instituciones financieras de dinero fiduciario de la vieja escuela. Y eso es un problema porque su alto precio se basa en especuladores que apuestan por el éxito. Para que eso suceda, las promesas de sus creadores tendrán que ser vistas como el alcance, de lo contrario, los especuladores probablemente se desanimarán y abandonarán este sistema financiero.

El aspecto de eficiencia del mito de la fundación también se ha visto mermado. Si bien la cripto prometen ser mucho mejor que el sistema financiero de la vieja escuela, se ha topado con obstáculos debido a la difícil compensación entre privacidad, integridad y eficiencia. La criptomoneda más popular, Bitcoin, es inherentemente ineficiente y solo puede manejar una pequeña fracción de las transacciones que necesita la economía. El segundo más popular, Ethereum, es más eficiente y está diseñado para contratos inteligentes. En este sentido, sus promesas de contratos inteligentes se han topado con serios obstáculos establecidos por los reguladores financieros y el sistema legal.

Twitter: @pacotrevinoa

Compartir en: