sábado 13, abril, 2024

A LA BÁSCULA

Los amigos de Ricardo

Julián Parra Ibarra

En la política -dicen los que saben-, lo peor que te puede pasar es que nadie hable de ti; que se hable bien o mal, pero que se hable; y de pronto hay quienes hacen todo el ruido posible para que la gente los voltee a ver para aparecer en el imaginario colectivo, así sea que los estruendos que provocan no sean nada positivos.

Quizá el más claro ejemplo en este momento, es el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, quien no deja de meterse en berenjenales con tal de ‘ser nota’, y lograr una mayor identificación con el respetable, en la lucha por la candidatura rumbo a la elección presidencial de 2024.

Pero hay algunos como Ricardo Mejía, quien suponía que iba en caballo de haciendo rumbo a la candidatura de Morena al gobierno de Coahuila, sólo porque según él, es ‘la corcholata’ del presidente, pero su incorporación a la pelea por ser ‘el bueno’ en nuestra entidad, le ha destapado cualquier cantidad de cloacas, y ya le salieron ‘amigos’ por todos lados, pero lo que hablan de él no abona a eso de: ‘que hablen bien o mal de ti, pero que hablen’.

En los días recientes, varias de las plumas más influyentes de este país, le han estado dedicando espacios en los que el ‘acapulqueño’ no queda nada bien parado. Algunos como Héctor de Mauleón, Carlos Loret de Mola, Joaquín López Dóriga y medios como Código Magenta, Eje Central entre otros, le han exhibido antecedentes y relaciones nada positivos para alguien que quiere gobernar un estado como Coahuila, considerado entre los más seguros del país, y donde el gobierno local ha sostenido una férrea lucha contra los grupos armados que una y otra vez han intentado internarse en la entidad para generar una desestabilización, dicen, de cara a la elección del año entrante.

De Mauleón tituló un artículo: La historia de Mejía Berdeja y el consejero de Morena asesinado en Guadalajara, en el que narra la ejecución de Salvador Llamas Urbina en el restaurante Sonora Grill de Guadalajara presuntamente por personajes del crimen organizado con los que se había reunido a comer, y del que habla de su pasado turbio, “por decir lo menos”, casi siempre ligado con grupos del crimen organizado. Llamas Urbina, dice el columnista era un colaborador de Mejía Berdeja, desde Jalisco promovía su candidatura al gobierno de Coahuila pagando desplegados en medios nacionales con dinero del municipio de Puerto Vallarta, Jalisco, del que era funcionario; y los fines de semana le acompañaba en Coahuila, como uno de sus principales operadores logístico y financieros.

En su portal de noticias, López Dóriga tituló su nota, ‘Un funcionario acribillado, sus lazos con Ricardo Mejía y una semana negra’, en la que da cuenta del mismo asesinato Llamas Urbina, consejero nacional de Morena “y quien trabaja los fines de semana para la campaña de Ricardo Mejía Berdeja en Coahuila”.

Y enumera todos los desaciertos del subsecretario de Seguridad, y su pugna con el senador Armando Guadiana Tijerina quien lo acusó directamente a través de un desplegado en diarios nacionales, de haberle iniciado una campaña de guerra sucia, y de estar utilizando recursos públicos para promocionar su imagen.

En dos entregas esta misma semana, Loret de Mola tituló la primera de ellas: Morena la tenía, era suya…  y dice que “Mejía se presentó como el candidato de la unidad. Hoy es el rey de la discordia. Hasta uno de sus rivales, el controvertido senador Armando Guadiana, sacó un desplegado denunciándolo”. 

La segunda fue mucho más dura: Los nexos oscuros del morenista que quiere Coahuila (https://www.informador.mx/ideas/Carlos-Loret-de-Mola-Los-nexos-oscuros-del-morenista-que-quiere-Coahuila-20221027-0027.html), en la que le subraya su imposición en la candidatura y la división que ha provocado en Morena, “pero ese golpeteo no es el punto más débil de Mejía Berdeja. Cuelgan sobre él enormes dudas porque lleva más de 15 años fuera del Estado y por sus vínculos con Ricardo Anaya (de quien fue coordinador de campaña presidencial en Guerrero) pero, sobre todo, por los personajes que lo rodean, acusados de vínculos con el narcotráfico y el huachicol.

Entre sus nexos oscuros, el columnista incluye a personajes locales como Jorge Luis Morán, Noe Garza Flores, Jorge Williamson, Gerardo Castillo, Ariel Maldonado, Tony y Tania Flores –alcaldesa de Múzquiz-, y otros como Ricardo Peralta y el recientemente asesinado Salvador Llamas Urbina.

De pronto, a Ricardo Mejía Berdeja le han salido -y ya hasta le sobran-, ‘amigos’, que nos hacen ver quién es realmente quien aspira a la gubernatura de Coahuila, sus nexos y todos los riesgos que ello implica para el futuro de la entidad.

laotraplana@gmail.com

@JulianParraIba

Compartir en: